Terapia Energética

Somos seres dotados con un gran campo y potencial energético, capaces de conectarnos con otros seres a través de cordones invisibles. Como ejemplo una madre que sabe intuitivamente que ocurre con sus hijos pequeños, o como el perro de mi madre, que a la hora justa de fallecer su ama en el hospital, se metió debajo del sofá por más de un día a hacer su luto.

Lo que pasa es que pocas veces somos conscientes de nuestra energía y muchas veces la perdemos, la regalamos o dejamos que nos la roben. También hacemos mal uso de nuestra energía cuando nos guardamos las emociones por mucho tiempo, a través de la autoexigencia y el excesivo autocontrol, o simplemente cuando damos mil vueltas a la cabeza todo el tiempo. Independientemente del ámbito o tema particular de cada uno, la terapia energética tiene el propósito de recuperar nuestro pleno potencial energético.

La base de este trabajo es el amor, cuya vibración tan alta tiene la capacidad de limpiar energías parasitarias, restaurar el cuerpo energético y suavizar el corazón, haciéndonos ver cómo y donde podemos relacionarnos mejor con nosotros mismo y con nuestro entorno.

«Cuando comprendamos de verdad el concepto de que el amor es una energía que lo abarca todo y que su impulso creativo puede transformar nuestros cuerpos, mentes y almas, superaremos nuestros dolores y males crónicos» Brian Weiss

A %d blogueros les gusta esto: